La semana por la paz en Colombia

Read this in English

Credit: Cafod

Entrevista con Monseñor Hector Fabio Henao, director de Caritas Colombia

  1. ¿Se han registrado últimamente mejoras en la situación que vive Colombia?

Han cambiado muchas cosas en el ambiente político del país desde cuando se conoció el nombre del próximo Presidente de la República. Además del movimiento normal de las estructuras burocráticas cuando el poder pasa de unas manos a otras, y sin desconocer que en cuestiones de fondo el nuevo gobierno es un fiel continuador del anterior, es indudable que la nueva coyuntura reporta mejorías significativas en distintos puntos.

El nuevo Presidente se ha mostrado dispuesto a dar un alivio a las tensas relaciones de Colombia con los vecinos Ecuador y Venezuela, lo cual es de suma urgencia para que mejore la calidad de vida de los habitantes de frontera y los sectores de la economía colombiana que dependen de las exportaciones a tales países. En el mismo sentido conciliador, Santos ha anunciado que buscará ponerle fin al desgastante choque de poderes entre el ejecutivo y el judicial.

El proceso de aplicación de la ley de Justicia y Paz ha dado como resultado la efectiva desvinculación de 31.671 paramilitares, producto de la desmovilización colectiva de los miembros de estos grupos, de los cuales  únicamente 3.635 fueron postulados para iniciar su trámite de judicialización bajo el marco de esta ley. Sin embargo, sólo 621 ratificaron su voluntad  de acogerse a ella. Los restantes 28.005 desmovilizados fueron beneficiarios de un indulto de facto concedido a través de la aplicación del decreto 128 de 2003- entre otras normas- que permite amnistiar a las personas que no tengan investigaciones abiertas o hubieran sido condenados por crímenes ‘no indultables’.

Como resultado de procesos de desmovilización individual, entre los años 2002 a 2010, han entregado las armas 20.732 personas, entre ex paramilitares y ex guerrilleros.

Sin embargo, la ineficaz desvinculación de los demás integrantes de dichos grupos y desestructuración de las redes de narcotráfico, crimen organizado e infiltración institucional que manejaban, tiene como consecuencia la continuidad de las estructuras regionales del paramilitarismo, bajo denominaciones tales como Rastrojos o Águilas Negras, llamadas por el gobierno Bandas Emergentes o BACRIM.

El Congreso de la República archivó la iniciativa que pretendía prolongar el período de aplicación de la ley de Justicia y Paz para que pudieran resultar cobijados crímenes cometidos después del año 2005. La aplicación de dicha ley ha permitido documentar más de 1200 masacres, si bien sólo dos procesados han sido condenados con la pena máxima de 8 años. Que el Congreso haya desestimado la iniciativa de prórroga aquí mencionada es una buena noticia para las víctimas de violaciones cometidas por las bandas emergentes del paramilitarismo después de la desmovilización oficial de los grupos paramilitares, en particular teniendo en cuenta las altas tasas de impunidad que la aplicación de la ley 975 ha reportado.

La Justicia Ordinaria ha emitido sentencias muy importantes desde el punto de vista de la lucha contra la impunidad. Se pueden resaltar en particular la condena del Coronel Plazas Vega por su responsabilidad en la desaparición forzada de personas en los incidentes del Palacio de Justicia del año 85, y la primera sentencia emitida por los jueces de Justicia y Paz que condenó a los jefes paramilitares alias ‘Diego Venino’ y alias ‘Juancho Dique’ por la masacre de 11 campesinos en Mampuján, zona rural del Municipio de Maria la Baja , departamento de Bolívar, y ordenó reparación a las víctimas.  A los familiares de las víctimas de la masacre se les han reconocido $40 millones de pesos por persona, y $20 millones para las víctimas del desplazamiento que generó la comisión de los hechos. A pesar de lo anterior,  el director de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, Eduardo Pizarro Leóngomez, ha propuesto un tope máximo de reparación de 20 millones de pesos para toda víctima (USD$10.000).

2.      ¿Puede usted mencionar logros recientes conseguidos por Caritas Colombia ayudando a las víctimas de la violencia y promoviendo la paz en el país?

La construcción de la paz en Colombia necesariamente debe pasar por la recuperación del tejido social afectado por el conflicto armado. La reconciliación nacional y la construcción de una realidad social pacífica debe tener como correlato la reconciliación, la construcción de memoria histórica y la reparación de las víctimas. Van de la mano, en este sentido, las iniciativas que permiten reparar, atender, y redignificar a las víctimas con los procesos y esfuerzos encaminados a la construcción de la paz.

Así las cosas, podemos resaltar las siguientes acciones que desde Caritas se adelantan para conseguir estos objetivos:

1.       Haciendo visible la realidad de las víctimas, más allá de las cifras, para posicionar en la agenda pública la necesidad de abordar procesos desde las víctimas, donde ellas sean tenidas en cuenta y consideras como actores sujetos reales de derechos. Esto se ha logrado gracias a las diversas campañas e iniciativas de las mismas víctimas que son acompañadas por la Caritas tales como:

a.       Las jornadas de oración por las víctimas en la tradicional noche de luces del 7 de Diciembre, los últimos 6 años.

b.      La campaña de Derechos Humanos, especialmente la del año anterior 2009 – 2010 como conmemoración de los 60 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, donde la Caritas Colombiana posiciona las víctimas de desaparición forzada, un tema sobre el que no se hablaba en el país y logró consolidar una mesa interinstitucional de desaparición forzada que está haciendo labor en apoyo al esclarecimiento de la verdad y acompañamiento a familias de las víctimas de este flagelo.

2.       La labor de incidencia que la Caritas Colombiana hace desde el seguimiento legislativo hasta el acompañamiento a iniciativas de política pública como el proceso llevado a cabo con otras organizaciones para lograr tramitar y aprobar en el Congreso la Ley de Víctimas, pero también a través de la participación en el seguimiento a la aplicación de las distintas sentencias de la Corte Constitucional que constituyen acceso a derechos para las víctimas.

3.       Los espacios de acompañamiento, formación, rutas de exigibilidad y acceso a derechos, organización y fortalecimiento, integración comunitaria y reparación integral que se vienen acompañando desde proyectos de la Caritas como Construcción de Paz CONPAZ, Inclusion Social con enfoque Psicosocial ISEP, , Atención a víctimas de minas antipersona y prevención para municiones sin explotar MINAS MUSE, entre otros.

4.       Los espacios de recuperación de memoria desde iniciativas locales que se están haciendo en los distintos rincones del país, desde las propias experiencias de vida y con actos de reparación simbólica y colectiva que ha sido un aporte fundamental promovido desde la Iglesia que contribuye a la sanación de heridas de las víctimas y sus familias y de éstas con las comunidades.

5. Actualmente se viene adelantando un importante proyecto de investigación que busca identificar las condiciones para que en Colombia puedan presentarse diálogos humanitarios entre los diferentes actores del conflicto, que permitirían regular las dinámicas de la guerra a través del respeto al Derecho Internacional Humanitario en lo que respecta a los prisioneros de guerra, el respeto del principio de distinción de la población civil, entre otras.

3.     ¿Piensa usted que las organizaciones miembros de Caritas son realmente conscientes de la dificultades que vive Colombia?

En primer lugar, es necesario aclarar que Colombia hace parte de lo que se ha venido denominando “conflictos olvidados”, en el origen de éstos existen causas estructurales propias de cada uno de los países que los viven y que debido a que no se resolvieron en el momento indicado, han originado la prolongación de estas crisis. Y aunque los motivos de esos enfrentamientos no tienen nada que ver con las nuevas confrontaciones iniciadas en el nombre de la guerra global contra el terrorismo, sigue siendo cierto que parte de la agenda global contra el terrorismo ha sido utilizado como excusa por las partes implicadas en estos conflictos.

La posición de la comunidad internacional ha sido ambigua frente a estos conflictos, en algunos casos han adoptado un perfil bajo y en otros han optado por intervenir y desestabilizar aún más las situaciones, sin intentar realmente ayudar a resolverlos.

De esta manera Colombia comparte situaciones tan graves como el desplazamiento con el Congo, la crisis por minas antipersonas con algunos países de Asia, la inseguridad  con Haití, entre otros,  sin embargo no hay conciencia ni reconocimiento de la gravedad de nuestra crisis que es la primera del mundo occidental, es decir el interés por Colombia ya no es el mismo en los medios internacionales.

Sin embargo, frente a esta situación hay que reconocer que los países vecinos y sus respectivas Iglesias tienen mucho conocimiento sobre la problemática que atraviesa Colombia, ya que también han vivido de cerca las consecuencias del conflicto, como el desplazamiento, el narcotráfico, etc. Está también otro nivel, el resto de países del continente y sus organizaciones Caritas que siguen de cerca en su mayoría el conflicto colombiano, como ejemplo de esto es que el Plan Regional de Caritas establece dentro de sus prioridades apoyar a la Iglesia colombiana.

Finalmente, están las Caritas de Europa, algunas de ellas como Cafod, Trocaire, Secours Catholique, Caritas España, Caritas Suiza, Caritas Noruega, Caritas Alemania, hacen parte del Grupo de Trabajo Colombia (GTC), junto a CRS, SELACC y Cáritas Internationalis.

El GTC con el Secretariado General de Caritas Internationalis,  apoyan de manera permanente y decidida la campaña “ La Paz en Colombia es Posible”, la cual le apuesta a promover la dignidad y los derechos de las víctimas del conflicto armado en Colombia, movilizando su participación activa en procesos de reconciliación.

De esta manera, la tercera fase de la Campaña “ La Paz en Colombia es Posible”,  que se está desarrollando actualmente, busca darle respuesta a esta situación de las víctimas, visibilizando sus procesos, reconociéndolas y fortaleciendo sus capacidades.

La Campaña está diseñada para llevarse a cabo sobre la base de tres líneas de intervención: Opinión y Ética Pública; Verdad y Memoria Histórica; y Acceso a los derechos de las víctimas.

4.      ¿De qué manera ayudan las OM de Caritas a Colombia?

La red de Internacional de Cáritas es una de las mayores organizaciones humanitarias en el mundo, que en mas de 200 países trabaja por un desarrollo integral, ofreciendo ayuda de emergencia, promoviendo la consolidación de la paz, el respeto por los derechos humanos y una defensa por el medio ambiente y los recursos naturales.  Colombia al venir padeciendo una grave crisis humanitaria que ha conducido a mayores niveles de desigualdad y pobreza, y al verse sometida a un conflicto armado de larga duración con grandes consecuencias espacialmente hacia la población mas vulnerable; la red de Cáritas Internationalis se ha presentado como una luz de esperanza para miles de mujeres, hombres y niños que lo han perdido todo y han encontrado en las Cáritas  la oportunidad de un apoyo a la problemática colombiana, ha sido una ayuda preferente y  solidaria que se ha podido concretar a través de diferentes acciones dirigidas hacia la superación de la de la crisis humanitaria, en promover una solución política del conflicto armado y fortalecer la democracia,  la construcción de la paz, el reconocimiento de los derechos de las víctimas y en una cooperación por la justicia social y el desarrollo humano.

Este compromiso es ratificado con la creación del Grupo de Trabajo por Colombia  de Cáritas Internationalis que tiene como principal objetivo  fortalecer el compromiso de la Iglesia colombiana en la búsqueda de la paz y la superación del conflicto humanitario a través de estrategias y prácticas comunes entre sus miembros.

El desarrollo de una  practica y apuesta en común entre las organizaciones miembros para poder dar cumplimiento a este objetivo, se ha dado gracias a un trabajo conjunto que no se reduce a una simple relación entre donantes y beneficiarios, sino por el contrario ha sido una relación construida de manera horizontal basada en los principios de la cooperación solidaria, la cual significa una igualdad entre las partes,  la adopción de criterios como el respeto a las diferencias, la transparencia, la confianza y la responsabilidad mutua; de esta manera se establecen lineamientos que permiten un aprendizaje conjunto a través del intercambio de experiencias para poder hacer de la ayuda algo más eficaz . Esto significa un replanteamiento de la cooperación tradicional que va  más allá de la mera recaudación de fondos para la ayuda humanitaria, para proponerse el poder contribuir a la transformación de las condiciones de injusticia, desigualdad y la transformación de los conflictos.

Las organizaciones miembros en Colombia viene apoyando la labor de la Cáritas Colombiana en dos estrategias fundamentales, la primera de ellas sobre construcción de la paz y defensa de los derechos humanos, este apoyo ha permitido un permanente proceso de formación en derechos humanos con organizaciones sociales, líderes comunitarios  y grupos vulnerables, así mismos se ha avanzado en diferentes regiones en el fortalecimiento de una cultura de paz, basada en el dialogo, en el respeto por los derechos humanos y en la transformación pacifica de los conflictos. La segunda estrategia que viene apoyando las organizaciones miembros es en el tema de incidencia política y opinión pública, la cual ha permitido generar un proceso de cultura política y cultura democrática en la población que acompañada la Cáritas Colombiana, como también ha permitido tender puentes y promover el dialogo hacia la construcción de consensos entre la sociedad civil y las  instituciones del Estado, en lo concerniente a la formulación de políticas públicas y para allanar alternativas de solución a los problemas sociales.

Esta trabajo cuenta de manera permanente con el acompañamiento y monitoreo  de las organizaciones miembros y el cual se enmarca en una campaña internacional que las organizaciones miembros han denominado “la Paz en Colombia es posible”,  campaña en la cual se hace un constante  llamado a la sociedad colombiana, al Estado y a la comunidad internacional, para que apoyen el proceso hacia una paz negociada y justa. De esta manera el trabajo de incidencia que se adelanta no solo en Colombia sino además con las diferentes organizaciones miembros a nivel internacional, busca asegurar una diplomacia para apoyar la salida negociada al conflicto colombiano, generar políticas de cooperación para el desarrollo que faciliten las negociaciones, contribuyan a la justicia social y respondan a los efectos del desplazamiento y sus causas.

A demás de las anteriores estrategias, desde cada una de las organizaciones recibimos distintos tipos de ayudas  conforme a las necesidades y particularidades de cada región, este apoyo busca generar un fortalecimiento de las comunidades locales, promover programas de seguridad alimentaria, acompañamiento y defensa de las comunidades indígenas y afrodescendientes, prevención en accidentes con minas antipersonas, atención a la población desplazada, programas de prevención y gestión de riesgos ante catástrofe naturales y por acciones armadas, entre otras iniciativas de carácter social y económico.

Lo anterior significa que la ayuda no se deduce solamente a un apoyo económico, sino que de manera conjunta las organizaciones miembros trabajan desde sus respectivos países sensibilizando a la opinión pública y a sus Estados, sobre la problemática colombiana en la búsqueda de alternativas y compromisos multilaterales para lograr una paz posible y duradera en Colombia; dicho trabajo se traduce en diferentes acciones tales como un dialogo permanente con sus gobiernos para visualizar la situación de Colombia en materia de derechos humanos y crisis humanitaria, una sensibilización a la sociedad Europea y de los Estados Unidos para que conozcan de cerca los efectos del conflicto armado colombiano  promoviendo espacios de participación en escenarios internacionales de las organizaciones de la sociedad civil, como sindicatos, organizaciones defensoras de derechos humanos, organizaciones de victimas y minorías étnicas, como también creando redes de apoyo, solidaridad y acompañamiento hacia Colombia.

5.      ¿Qué le gustaría a Caritas Colombia que hicieran las demás OM de Caritas durante ‘La semana de la paz’?

Sería muy valiosa la participación de algunos representantes de las Caritas en las actividades que se desarrollarán en el marco de la Semana por la paz; y que se visibilice en todos los medios masivos posibles, de Iglesia y de la sociedad en general, el mensaje que desde Colombia se quiere lanzar al mundo: la reciprocidad con las víctimas de la violencia.

Se propone que se organicen foros sobre Colombia, en cada uno de los países, utilizando –eventualmente- los materiales que enviaremos desde Cáritas Colombia.

Consideramos que sería un tiempo privilegiado para invitar a través de sus sitios Web, a conocer de cerca la crisis humanitaria,  en Colombia, difundiendo la información que se elaboró para el desarrollo de la Semana por la Paz.

Con mucho gusto podemos enviar el lema, el material pedagógico y todo el material de difusión que cada año se prepara en el marco de la Semana por la Paz , para que se puedan hacer trabajos de sensibilización en las parroquias y colegios y sobre todo en la jornada de oración.  Pensamos que la Iglesia de los distintos países, podría unir sus oraciones por la Semana por la paz  y proponemos que todas las Eucaristías celebradas el 5 de septiembre, Jornada en que se celebrará en Colombia la Misa inaugural de la Semana , unan sus intenciones por la construcción de la paz en Colombia y la reparación integral a las víctimas.

Finalmente, quisiéramos invitar a la red Caritas, a que durante esa semana se le de especial visibilidad a la campaña “La paz en Colombia es posible”, cuya tercera fase está en pleno desarrollo, como expresado en la pregunta N. 3.

6.     ¿Qué significa la solidaridad de la red Caritas para Caritas Colombia y el pueblo colombiano?

La Caritas Colombiana recibe el apoyo solidario de la red Caritas como una oportunidad, pero al mismo tiempo como una responsabilidad que nos lleva a fortalecer nuestro compromiso con los más necesitados en el camino de la construcción de la civilización del amor. Valoramos que en los esfuerzos mundiales de la red en favor de los que sufren,  Colombia y su crisis humanitaria sea una prioridad.

El apoyo de la red es, en primer lugar, fuente de esperanza para las poblaciones que viven el impacto del conflicto armado. Cada vez que en un caserío lejano o en las zonas rurales se hace presente la cooperación de la red Caritas, se fortalece el compromiso con la construcción de un país y de un mundo más justo.

La cooperación de la red Caritas nos hace sentir la presencia y cercanía de la comunidad internacional y de la Iglesia Universal.   En medio de un conflicto como el nuestro, las comunidades muchas veces se sienten abandonadas y aisladas del resto del mundo, por ello el impacto de la cooperación es enorme, porque nos hace sentir miembros de la única familia humana y nos hace ver que el dolor que vivimos no es indiferente para nuestros hermanos de otras partes del mundo.

La solidaridad de la red Caritas igualmente, nos hace experimentar que el amor de Dios, que se hace presente en medio de las dificultades de la historia, nos anima a fortalecer nuestro caminar en la búsqueda de un mundo en paz, en el que se reconozca el destino universal de los bienes.

3 Comments

Filed under Advocacy, Colombia, Conflicts and Disasters, Emergencies, Latin America, Peacebuilding

3 responses to “La semana por la paz en Colombia

  1. Mauricio Montenegro

    Cordial saludo.

    Me gustaría tener el material de trabajo de la Semana por la Paz para difundirlo con los niños y jóvenes de la Pastoral Infantil y Juvenil de la ViceParroquia San Vicente en Pasto (Colombia).

    Gracias

  2. movimiento nnaj gestores de paz

    El 19 de septiembre este movimiento de niñas, niños adolescentes y jóvenes llevara a cabo un concierto por la paz en la emblemática plaza de la paz. Contará con la participación de diferentes artistas locales.
    En este evento organizado por el movimiento social de niños, niñas adolescentes y jóvenes GESTORES DE PAZ y patrocinado por Visión mundial Colombia, la secretaria de Gestión Social de Barranquilla y el Haward Johnson Hotel se espera Promover a través de la música, el buen trato hacia los demás, una cultura de paz y un estilo de vida no violento.
    Todos están invitados a abrirse de paz en paz, vamos todos con camiseta blanca como símbolo de nuestro compromiso con la vida la libertad y la paz.

  3. CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE SANTOS.

    MENSAJE DE GABO AJUSTADO A LA SALVACIÓN NACIONAL

    La Modernización de un País es imposible sin Técnica y Tecnología, y éstas son impensables sin la Ciencia.

    Señor Presidente:
    Juan Manuel Santos.

    Excelentísimo Señor: Permítame invocar al Espíritu Santo, para que guíe a Su Señoría hacia un Proyecto capaz de salvar a Colombia. Para inducir éste milagro, comenzaré con la Carta de despedida de García Márquez a sus Amigos que dice:
    “Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo. Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan. Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz. Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen. Escucharía cuando los demás hablan y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate. Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto no solamente mi cuerpo, sino mi alma. Dios mio, si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que le ofrecería a la luna. Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos… Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida…no dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero. Convencería a cada mujer u hombre que son mis favoritos y viviría enamorado del amor. A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse! A un niño le daría alas, pero le dejaría que él solo aprendiese a volar. A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido. Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres… He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada. He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre lo tiene atrapado por siempre. He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse”….…

    El mensajero de esta misiva, no pide como Gabo “un trozo de vida”, sino que implora en sus plegarias al altísimo un ápice de su infinito poder, para exigirle al Espíritu Santo que guíe a Su Excelencia a encontrar y ejecutar un Proyecto capaz de salvar a Colombia. Para comenzar a realizar este milagro, invito a Su Señoría, a leer, criticar y debatir el blog: http://www.laultimaoportunidad.com (Los Planos de la Patria Soñada), basado en las recomendaciones del Comité de los Sabios (Ciencia y Tecnología a manos llenas) promulgado en “COLOMBIA AL FILO DE LA OPORTUNIDAD” y ajustado a la Teoría de los Sistemas Auto-organizados. La citada Propuesta pretende desarrollar al País Científica, Tecnológica, Cultural y Económicamente, en un lapso máximo de 15 años; Esta aseveración está sustentada por el siguiente hecho: En el año 1.982, el autor publicó en la Revista DOS MUNDOS el artículo: “La Urgencia de una Política Tecnológica” (N° 6, p.p. 19-21, Viena), cuyas ideas centrales son análogas a las descritas en el citado blog. Tailandia, Taiwan, Singapur y Corea, países que en la década del 80 tenían un desarrollo equiparable al colombiano, adoptaron una política nacional similar a la diseñada en dicho artículo, y hoy en día son naciones pujantes que compiten con todas las potencias industrializadas, en todos los mercados del mundo y cada uno tiene un P.I.B. superior a 6 veces al de Colombia. Todo lo anterior demuestra la veracidad de ésta Propuesta. El citado blog también contiene (entre otros artículos) el DECÁLOGO DE LA PAZ: 10 preceptos fundamentales para obtener la paz en Colombia en un término de 3 meses. ¡ Quién lo creyera ?, pero – hay que leerlo para creerlo -.

    Sería un ditirambo para el autor si Su Señoría se dignara leer el citado blog. Con respeto y sentimiento patrio, me suscribo de Usted.
    Atentamente:
    Benhur Chica Giraldo, M. Sc. Profesor Jubilado U. N.
    Véase en Google.-

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s